• Psicólogos Animae

Ansiedad infantil: Qué es, cómo reconocerla y ayudar a tu hijo/a

¿Qué es la ansiedad?


La #ansiedad es una reacción normal del cuerpo que nos prepara para afrontar diferentes situaciones de la vida. Antiguamente, esta activación del organismo preparaba al ser humano para huir o luchar ante una amenaza potencial, poniendo en alerta a todo el cuerpo. En la actualidad ya no nos sirve de la misma forma, la vida ha cambiado mucho desde entonces y si esta reacción es desproporcionada, muy intensa o aparece en situaciones donde no es necesaria, podría acarrear problemas e interferir en el bienestar de la persona.


Los síntomas de ansiedad más comunes serían, entre otros:


  1. Palpitaciones

  2. Taquicardia

  3. Sudoración

  4. Mareos

  5. Problemas gastrointestinales

  6. Irritabilidad

  7. Nerviosismo

  8. Preocupación

  9. Falta de concentración

  10. Tensión muscular


Estos son solo algunos de los síntomas que pueden aparecer al tener ansiedad. Es importante tener en cuenta que los síntomas variarán según la persona y cada uno experimentará los síntomas de manera distinta.


La ansiedad no solo nos pasa a los adultos sino también a los niños/as. En ellos puede pasar más desaparecido, pero es importante saber que existen estrategias psicológicas eficaces para ayudarles a sobrellevar mejor esta ansiedad. Si se reconoce a tiempo y les ayudamos en edades tempranas, podremos evitarles mucho sufrimiento en el futuro.


Recomendamos que, en caso de que la ansiedad interfiera significativamente en la vida diaria de tu hijo/a o si genera mucho malestar tanto a tu hijo/a como a la familia, consultar con un profesional de la psicología.


¿Cómo saber si mi hijo/a tiene ansiedad?

Todos los niños/as pasan por numerosos miedos en su desarrollo y a veces es complicado saber diferenciar si lo que les pasa son miedos normales a su edad o no lo son, ya que algunos miedos de la infancia pueden persistir durante años, incluso hasta la edad adulta. Estos miedos causan mucho malestar en el niño/a interfiriendo en su rutina diaria.


Para facilitar esta diferenciación, te damos algunos ejemplos:

0-2 años

Separación de los padres, personas extrañas, heridas, animales, oscuridad, sonidos fuertes..

3-5 años

Sonidos fuertes, animales, separación de los padres, oscuridad..

6-8 años

Animales, daños físicos, seres imaginarios, tormentas, soledad...

9 -13 años

Daños físicos, tormentas, exámenes, aspecto físico, muerte...

14-18 años

Exámenes, aspecto físico, hacer el ridículo, muerte...

Los niños que tienen ansiedad normalmente suelen ser niños/as tímidos, que no llaman la atención. En estos casos, lo habitual es que éstos pasen desapercibidos y nadie se dé cuenta de que el niño/a necesita ayuda.


La ansiedad es un fenómeno complejo, con una variedad amplia de síntomas y que cada niño/a lo puede vivir de forma diferente. A continuación, te explicamos posibles síntomas que podrán ayudarte a saber si tu hijo/a presenta ansiedad:


  • Si tu hijo/a muchas veces se queja de dolores de barriga o de la cabeza y no tienen una causa física, puede ser por ansiedad. Es importante que los adultos no subestimemos estos síntomas diciendo que el niño/a quiere llamar la atención. Los niños también pueden sentir que su corazón va muy rápido, pueden sudar o incluso temblar, también pueden notar que sus manos y sus pies están más fríos cuando sienten ansiedad.

  • También pueden tener síntomas cognitivos (pensamientos) como, por ejemplo, la anticipación. Eso significa que el niño/a está pensando mucho sobre una situación que tendrá que afrontar y se imagina que van a pasar cosas malas, sin realmente saber si van a pasar o no. En general, estas cosas malas que anticipan no suelen pasar. Con los niños pequeños todavía no se pueden trabajar los pensamientos, ya que no son conscientes de ellos.

  • Para poder evitar el sufrimiento que conlleva sentir ansiedad, lo que hacen los niños es intentar evitar estas situaciones. Es importante entender qué hace que los niños eviten, para luego poder ayudarles a que afronten estas situaciones, ya que como veremos más adelante, la evitación hace que la ansiedad vaya a más.

Si crees que tu hijo/a sufre ansiedad, te recomendamos que hables con tu médico de cabecera para asegurarte que los síntomas de tu hijo/a no tienen una causa física. Después consulte con un/una psicólogo/a infantil para que os pueda ayudar a manejar la ansiedad de tu hijo/a.


¿Cómo puedo ayudar a mi hijo/a a manejar su ansiedad?

Existen diferentes estrategias que pueden ayudar a tu hijo/a a sentir menos ansiedad.

Debemos tener claro que si un niño/a tiene ansiedad probablemente querrá evitar las situaciones que se lo causan porque sufre enormemente, pero si evita una situación que le da miedo, la ansiedad se rebaja al no tener que afrontar la situación que teme pero la próxima vez, ante la misma situación, el miedo aparecerá con más intensidad. Si afronta la situación verá que no pasa nada y la próxima vez sentirá ya menos miedo. Si la intensidad del miedo es muy alta, es recomendable acercarse con pequeños pasos a la situación temida. La idea no es que el niño/a lo pase mal, sino que sea capaz de superar una pequeña parte de su miedo y así poco a poco ser más fuerte que el miedo.

Una buena forma de rebajar la ansiedad son las relajaciones. Los niños/as pueden aprender desde muy pequeños a relajarse. Lo mejor es practicar las relajaciones en momentos de tranquilidad, ya que para que pueda funcionar en situaciones estresantes se necesita mucha práctica. Cuándo el niño/a ya tiene bastante práctica, se puede empezar a utilizar las relajaciones también en momentos de tensión y ansiedad.

Recomendamos empezar con la respiración diafragmática o profunda que consiste en enseñar al niño/a a respirar profundamente y llenar la barriga con aire. Se puede utilizar el ejemplo de un globo (“podemos hacer que nuestra barriga se convierta en un globo y salga hacia fuera”) o también respirar profundamente y hacer volar, por ejemplo, plumas cuando exhalamos.

Cuando el niño/a ya domina esta respiración podemos seguir, por ejemplo, con la relajación muscular de Jacobson, siempre utilizando la adaptación que se ha hecho para los niños.

Si tienes dudas, contáctanos al mail (contacto@psicologosanimae.com) o llámanos al 644 53 27 04.

Contáctanos

Si tienes alguna consulta, duda o necesitas información, puedes contactar con nosotros a través del correo electrónico, redes sociales o llamándonos por teléfono.

Teléfono

611012731

correo electrónico

(+34) 611012731

Psicólogos Animae en Barcelona

  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram

BCN International Medical Center

Plaça de Pau Vila, 12

08003, Barcelona.

© 2018 by Psicólogos Animae. Creado con Wix.com